18 de febrero, Día Internacional del Síndrome de Asperger

En el año 2007, se declaró el día 18 de febrero como “Día Internacional del Síndrome de Asperger” en recuerdo del nacimiento de Hans Asperger. Aunque su trabajo “psicopatía autística en la infancia” fue publicado en 1943, no fue hasta los años 80, cuando Lorna Wing descubre el citado trabajo, que se acuña el término Síndrome de Asperger.

Se estima que hay entre 1 y 5 casos de Asperger cada 1.000 nacimientos. Y, según diversos estudios, tiene mayor incidencia en varones que en mujeres.

El Síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo, donde interactúan causas genéticas y ambientales. Las personas con este trastorno presentan dificultades en la interacción social, sobre todo con las personas de su misma edad; alteraciones de los patrones de comunicación no-verbal; intereses restringidos, inflexibilidad cognitiva y comportamental; dificultades para la abstracción de conceptos, interpretación literal del lenguaje, dificultades en las funciones ejecutivas y de planificación, en la interpretación de los sentimientos y emociones ajenos y propios.

Aunque los niños y niñas con Síndrome de Asperger aparentan ser para la mayoría brillantes, felices y cariñosos, los déficits sociales están presentes en aspectos del lenguaje, tales como dificultades en el ritmo de conversación y frecuentemente alteración de la prosodia (entonación, volumen, timbre de voz, etc). Asimismo suelen ser disfuncionales los patrones de contacto ocular, gestual, etc. Y, frecuentemente, existen dificultades también en la coordinación motora.

A pesar de que en los últimos años se han producido mejoras y avances en detección precoz, atención sociosanitaria, sensibilización social, etc, son notables las carencias que las personas con Asperger y otros trastornos del neurodesarrollo y sus familias seguimos sufriendo, día a día, en muchos ámbitos distintos y que, un día como hoy, es importante recordar.

APACU se suma a las reivindicaciones de este día y trabaja a diario para mejorar la calidad de vida de las personas con Asperger, TEA y otros trastornos del neurodesarrollo y sus familias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *