TRASTORNO DE CONDUCTA


TRASTORNO DE CONDUCTA

Es una alteración comportamental que puede describir problemas muy dispares en el entorno del niño, interfiriendo negativamente en su desarrollo. El carácter patológico de estas conductas se debe al exceso o defecto de la persistencia y/o la forma de presentarse.

Dentro de la población infantil, una de las alteraciones conductuales que más preocupan a padres y educadores es la conducta agresiva, tanto por las consecuencias negativas que conlleva como por la resistencia que ofrece a sus intentos de control.

niño2Existen diferentes tipos de reacciones agresivas: agresividad instrumental (cuando la reacción agresiva tiene una finalidad), agresión defensiva (cuando la intención es defenderse de un ataque) y agresión física o verbal (cuando la agresión es un fin en sí misma, esto es, la intención consiste en hacer daño u ofender a otra persona).

La agresividad instrumental y defensiva es normal en los niños de edades tempranas porque aún no han adquirido otros procedimientos sociales para conseguir lo que quieren; tiene una explicación evolutiva y, por tanto, tiende a desaparecer a medida que el niño avanza en su desarrollo. Por el contrario, la agresividad física o verbal, y la emocional o expresiva, puede llegar a convertirse en un patrón de conducta estable o persistente.

La agresividad física o verbal debe reconducirse cuanto antes, pues si se consolida puede llegar a desembocar en trastornos más específicos, como el trastorno negativista desafiante o el trastorno disocial.