Asociacion Provincial de Autismo y otros trastornos del neurodesarrollo

“Viaje a Holanda”

“Esperar un bebé es como planear un fabuloso viaje de vacaciones a Italia: Compras muchas guías de turismo y haces unos planes maravillosos: el Coliseo, el David de Miguel Ángel, las góndolas de Venecia…También puedes aprender algunas frases en italiano. Todo es muy excitante.

Después de meses de preparación, finalmente llega el día: haces la maleta y estás muy nervioso. Algunas horas después, en el avión, la azafata dice: “¡Bienvenidos a Holanda!”. “¿Holanda?”, preguntas. “¿Cómo que Holanda? ¡Yo pagué para ir a Italia! Toda mi vida he soñado con ir a Italia.”

Sin embargo, ha habido un cambio en el plan de vuelo, el avión ha aterrizado en Holanda y ahí te tienes que quedar. Así que tienes que salir y comprar nuevas guías de turismo, incluso tendrás que aprender un idioma nuevo.

Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible: se trata, simplemente, de un lugar diferente. Es más lento y menos deslumbrante que Italia. Pero después de pasar allí algún tiempo y de recuperar la respiración, empiezas a mirar a tu alrededor y te das cuenta de que Holanda tiene molinos de viento, tulipanes, incluso Rembrandts…

Pero todos tus conocidos están ocupados yendo y viniendo de Italia, presumiendo de los días maravillosos que han pasado. Y durante el resto de tu vida, te dirás: “Sí, ahí es donde se suponía que iba yo. Eso es lo que yo había planeado.” Este dolor no desaparece nunca, porque la pérdida de este sueño es una pérdida muy significativa. Pero si malgastas tu vida lamentando no haber ido a Italia, nunca podrás ser libre para disfrutar de lo que es especial: las cosas encantadoras que te ofrece Holanda.

Ya llevo más de una década en Holanda. Se ha convertido en mi hogar. He tenido tiempo para recobrar el aliento, para establecerme y acomodarme, y para aceptar algo diferente a lo que había planificado.

Mirando atrás, pienso cuando llegué a Holanda. Recuerdo con claridad el golpe emocional, mi temor, mi ira, mi dolor y la incertidumbre. Durante esos primeros años, traté de regresar a Italia, tal como lo había planeado, pero fue en Holanda donde debí permanecer. Hoy en día, puedo decir lo mucho que he caminado en este viaje inesperado. He aprendido tanto… Trabajé duro, compré nuevas guías de viaje, aprendí un nuevo idioma y lentamente hallé mi camino en esta nueva tierra. Conocí a otras personas cuyos planes cambiaron, al igual que los míos, y que podían compartir mi experiencia. Nos apoyamos mutuamente y algunos se han convertido en amigos muy especiales. Algunos de estos compañeros de viaje llevaban más tiempo que yo en Holanda y resultaron ser guías veteranos, ayudándome a lo largo del camino. Muchos me han alentado y me han enseñado a abrir mis ojos a las maravillas que pueden contemplarse en esta nueva tierra. Holanda no era tan mala. Creo que Holanda está acostumbrada a viajeros extraviados, como yo, y se ha convertido en una tierra hospitalaria, que extiende la mano para dar la bienvenida, ayudar y apoyar a los que llegan, como yo.

A lo largo de los años, me he preguntado cómo hubiera sido mi vida si hubiera aterrizado en Italia, como lo planifiqué. ¿Hubiera sido más fácil? ¿Hubiera sido tan enriquecedor? ¿Hubiera aprendido algunas de las lecciones tan importantes que he llegado a asimilar? Cierto, este viaje ha sido más retador y, a veces, he gritado y exclamado por frustración (y aún lo hago).

Y efectivamente, Holanda va a paso más lento y es menos llamativa que Italia. Pero también esto se ha convertido en una ventaja inesperada. De cierta forma, he aprendido a aminorar la marcha y a mirar más de cerca las cosas, ganando una nueva apreciación de las bellezas notables de Holanda, con sus tulipanes, molinos de viento y obras de Rembrandt.

He llegado a querer a Holanda y a llamarla mi Hogar. Me he convertido en un viajero del mundo y he descubierto que no importa donde se aterrice. Lo más importante es lo que se logre hacer en el viaje, disfrutando de las cosas especiales y hermosas que Holanda o cualquier paraje, ofrece”.

(- Adaptación de la versión original de Emily Pearl Kinsgley,

mamá de un niño con necesidades educativas especiales – )

 

foto articulo 1Hace ya diez años (cinco en su sede de Villamayor de Santiago) que la Asociación Provincial de Autismo y Otros Trastornos del Neurodesarrollo de Cuenca (APACU), se convirtió en acompañante y guía de viaje de todos aquellos padres y familias a los que la vida les cambiaba los planes y “viajaban a Holanda”. Durante todo este tiempo, el Equipo Técnico de APACU  se ha esforzado por aprender “nuevos idiomas” y “otras formas de relacionarnos” para servir así, de la mejor manera, a esos padres, “perdidos” en un principio, en una tierra que desconocían y, al igual que ellos, hemos aprendido a valorar  lo verdaderamente importante: un simple “hola”, un sonido, un abrazo, una mirada sostenida, una caricia… Cosas que para los niños de Italia, son sencillas y sin apenas significado, pero en Holanda, todo esto se vive con mayor intensidad y cualquier pequeño paso de nuestros habitantes, es un gran triunfo para todos. Durante este tiempo, hemos intentado ser acompañantes fieles de unos padres dedicados por completo a sus hijos, padres que cada día ponen todo su esfuerzo y empeño en entenderles, en organizar su hogar para ofrecerles un mundo estructurado, en aprender un “nuevo idioma” que les de acceso a la comunicación con ellos, a un “hola”, a un beso, a un “mamá”, a un “me duele”…

foto articulo 3Son muchos los/as niños/as, y no tan niños, que durante estos diez años hemos conocido, y todos nos han enseñado y aportado algo; puede, que muchos de ellos no sean los mejores de su clase, ni los más rápidos, pero todos, tienen grandes habilidades que los conviertes en únicos y especiales: algunos, son los mejores dando abrazos, otros memorizando series de números imposibles o aprendiendo anuncios de memoria; otros, marcando ritmos muy complejos, o manejando cualquier aparato tecnológico sin instrucciones y sin saber leer; incluso algunos sin hablar, pueden hacerlo con la mirada con la que, a veces, acompañada de gestos, te dirán cuanto te quieren y te necesitan, y te pedirán que no te apartes de su lado porque somos sus compañeros de viaje, de un viaje que también a ellos les asusta e inquieta. Todos “nuestros chicos” son el orgullo de sus padres y de APACU.

foto articulo 2Desde hace diez años, en la provincia de Cuenca, hay una “pequeña Holanda”, en la que cada día recibimos a todas aquellas familias de niños con Autismo y Otros Trastornos del Neurodesarrollo a los que el destino cambió de rumbo y han aterrizado junto a nosotros. Aquí, prestamos diferentes servicios, entre los que se encuentran: tratamiento terapéutico individualizado (psicológico y logopédico), asesoramiento y orientación familiar y escolar, escuela de padres, talleres de juego, campamentos de verano y jornadas de formación, divulgación y sensibilización, entre otros. Quien quiera conocernos o saber algo más sobre nosotros y lo que hacemos, puede encontrarnos en Villamayor de Santiago en la calle San Antón, 21 o en Cuenca en Cl. Notburga de Haro Nº 3, Esc. 9, 2º Dcha.

foto articulo 4Desde APACU, queremos daros las gracias a cada una de nuestras familias y, en especial, en esta ocasión, al Ayuntamiento de Villamayor de Santiago, por formar parte de esta gran familia. Poco a poco vamos creciendo y ampliando nuestros servicios, para ofrecer una mejor atención a todas las personas que lo necesiten y esto sería imposible sin la ayuda de todos y cada una de las personas que forman APACU y de las instituciones que nos acompañan en este viaje. A todos nos puede tocar algún día “viajar a Holanda” y todos conocemos a alguna familia que ya está allí; por ello, es importantísimo que empaticemos con estas familias, con estos niños, jóvenes o adultos, que les tendamos nuestra mano y que eduquemos a nuestros hijos para que aprendan que todos somos diferentes y que, por ello, todos somos especiales. Debemos cambiar la perspectiva y aprender otra forma de mirar, de ver, de apreciar “este país” porque cuando conoces a alguien “de Holanda”, tu vida cambia para siempre.

 

Con mucho cariño: dedicado a todas nuestras familias y a nuestros chicos

sin los que, nada de lo que hacemos, tendría sentido.

 

Equipo Técnico de APACU.

(Asociación Provincial de Autismo y Otros Trastornos del Neurodesarrollo de Cuenca)

0 0 vote
Article Rating

Le informamos que los datos de carácter personal que nos proporcione en este formulario de contacto, serán tratados por APACU – ASOCIACION PROVINCIAL DE AUTISMO Y OTROS TRASTORNOS DEL NEURODESARROLLO como responsable de esta web. Finalidad del tratamiento de estos datos: Publicar su comentario que quiera realizar relativo a nuestra asociación, así como comentar cualquier noticia que hayamos publicado. Derechos: Podrá ejercer sus derechos de acceso, rectificación, limitación, supresión, oposición y portabilidad a los datos en apacu@apacu.info así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad

Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Lourdes Fernàndez
Lourdes Fernàndez
4 years ago

Colaboramos con este artículo en la revista cultural “Quijotes y Sanchos” que se editó el pasado mes de Diciembre de 2015.

1
0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x